Muestreo aleatorio simple: ¿qué es y cuándo utilizarlo?

muestreo aleatorio simple

Ya lo decía “Depende”, el célebre tema de Jarabe de Palo. Según cómo se mire o lo que se quiera obtener, una encuesta tendrá unas características u otras y empleará diversas herramientas. He ahí la razón de que haya muchas técnicas dentro del mundo de la investigación de mercados, en el que una de las más empleadas ha sido, es y seguirá siendo el muestreo aleatorio simple. 

La información que hay sobre las muestras aleatorias en general es amplia y seguro que has leído o has oído hablar de ellas si has realizado estudios anteriormente. Pero, ¿sabes realmente qué es esta clase de muestra y cuándo debes utilizarla para tus estudios? 

El muestreo aleatorio simple por definición

En el temario universitario que se imparte en facultades humanísticas aparecen el muestreo y otras técnicas más concretas que se emplean en investigaciones. También Internet, la gran enciclopedia del S.XXI, arroja datos e información en abundancia. Sin embargo, no siempre se explica qué es realmente un muestreo aleatorio simple y cómo y/o cuándo aplicarlo en una encuesta. 

Por lo tanto, en primer lugar debes saber que diferenciamos entre muestreos no probabilísticos, que seleccionan la muestra en base a alguna variable o criterio concreto, y muestreos probabilísticos, dentro de los que se encuentran los muestreos aleatorios simples. Estos segundos, como su propio nombre indica, no tienen criterios de selección y, dentro de un marco muestral, todos los elementos tienen una probabilidad mayor a cero de ser seleccionados. 

Llegados a este punto, aunque los muestreos aleatorios simples no están definidos oficialmente, sí podemos establecer qué son en base a las tres palabras que lo componen según la RAE: 

  • El muestreo o muestra consiste en “escoger muestras representativas de la calidad o condiciones medias de un todo”. 
  • El término aleatorio es un adjetivo “relativo al azar”, es decir, a la casualidad.
  • Simple, también adjetivo que equivale a “sencillo, sin complicaciones ni dificultades. 

Con este desglose y situando el concepto dentro de las encuestas probabilísticas, se podría establecer que es una técnica que se basa en los datos que ofrece una representación de un grupo escogida sin filtros o razones predeterminadas. 

Distintos tipos de muestreos aleatorios en la actualidad

No obstante, dentro del muestreo probabilístico podemos encontrar diferentes clases de muestreos aleatorios. Sin ir más lejos, hay cuatro principales técnicas con estas características que puedes emplear en tus investigaciones de mercado: 

  1. El ya citado muestreo aleatorio simple, que se basa en escoger a un número x de entre un total seleccionado sin criterios preestablecidos. 
  2. El muestreo aleatorio estratificado, en el que se divide la muestra total en estratos y de dichos estratos se van extrayendo muestras al azar.
  3. El muestreo aleatorio sistemático, por el que se selecciona sin criterios un primer elemento para la muestra y se repite de forma sistémica esa selección de la muestra. 
  4. El muestreo aleatorio por conglomerados, el cual se apoya en grupos ya existentes dentro de la población de entre los cuales obtiene la información. 

En función de lo que desees conocer optarás por uno de estos modelos de muestreo aleatorio simple, aunque, por su sencillez, el muestreo al azar simple suele ser el más recurrente en investigaciones de mercado genéricas. Además, por su carácter tan amplio, es una herramienta válida tanto para encuestas cualitativas como para encuestas cuantitativas.

Ejemplos de muestras aleatorias sencillas

Llevar a cabo un muestreo aleatorio simple es un proceso muy útil y habitual en los estudios de mercado porque su funcionamiento es sencillo y porque la muestra que queramos emplear no requiere de una selección exhaustiva ni basada en criterios concretos. Con los datos recogidos se obtienen estadísticas muy genéricas y globales de amplias representaciones. 

Sin embargo, todo lo que hemos ido desarrollando a lo largo de este texto ha estado muy enfocado a lo que, en teoría y por definición, es el muestreo aleatorio sencillo. Por eso, puedes pensar “vale, ¿y cómo es en la práctica una de estas investigaciones?”.  Quizás quede más claro si lo comentamos con algún ejemplo de muestreo aleatorio simple

  • Un buen caso sería si tú, estando al cargo de un departamento de 100 personas quieres conocer alguna estadística concreta sobre todos ellos, pero no tienes recursos de tiempo o presupuesto para entrevistarte con cada uno. En ese caso, listar a los 100 y extraer 10 nombres al azar de ese listado para realizarles la encuesta será lo que estamos llamando muestreo aleatorio simple. 
  • Otro caso, sin ser un muestreo al uso que posteriormente se emplee para estudios de mercado, es, por ejemplo, la selección de los presidentes de las mesas electorales. De entre todos los habitantes censados se selecciona un número x por sorteo. Los nombres salientes serán los encargados de presidir la mesa electoral, sin haber tenido en cuenta criterios excluyentes de ningún tipo. 

Obviamente, en función de lo que te interese conocer, deberás valorar ventajas y desventajas de cada tipo de muestreo, factores importantes como los posibles errores de selección que se puedan cometer, los presupuestos que manejes… No obstante y a modo de conclusión, lo que sí queda claro es que si estás buscando datos genéricos y representativos sobre grandes grupos, esta técnica es una muy útil herramienta que no debes menospreciar.